Afortunados vs privilegiados

Según el diccionario de la real academia neo-liberal española, tener un trabajo basura con ciertos derechos es ser un “privilegiado” tener un trabajo basura, en precario a cambio de lentejas es ser “afortunado”, porque según sus propias palabras ” tener la suerte de trabajar aunque sea precario, es mejor que no tener nada” y estar en en el paro, es ser “desafortunado” pero con la posibilidad de en cualquier momento de pasar a pertenecer al colectivo de los “afortunados” y tras el intencionado empobrecimiento progresivo dela población, con todos estos preceptos sobre la mesa, los promotores del neo-liberalismo, han puesto a funcionar la máquina del fango, para intentar generar un enfrentamiento de pobres contra pobres, una estrategia no muy novedosa de divide y reinaras, pero que continúa dando resultados. con este propósito los portavoces del sistema que cuando mencionan a los grandes beneficiados de esta crisis-estafa, empresarios y banqueros parásitos, en ningún caso hablan de privilegios, destacándolos como “generadores de riqueza” cuando se refieren a grupos minoritarios de trabajadores que todavía conservan un empleo estable, con algunos derechos laborales, los catalogan como “privilegiados” intentando que los “afortunados” recojan el guante recelen y presionen a los “privilegiados” para que se dejen de tantos caprichos y privilegios y permitan que los neo-liberalicen, para pasar a formar parte de los “afortunados” sin oponer resistencia, a su vez intentan desactivar cualquier iniciativa de los “afortunados” de mejorar su situación bajo la amenaza de pasar al banquillo de los “desafortunados parados” ocupado estos su condición de “afortunados” y mientras una misma clase dividida de manera planificada en subclases (por los mismo que se ufana en remarcar que la lucha de clases es cosa del pasado) se miran de reojo, unos queriendo ocupar el lugar del otro, los otros no queriendo perder el suyo, empresarios millonarios continúan engordando su patrimonio de forma exponencial a costa de los “privilegiados” y “desagradecidos” trabajadores, que no hacen más que quejarse, sin darse cuenta de la “suerte” que tienen y del esfuerzo que hacen estos empresarios, para poder mantener un ejército de “afortunados” desechables contando con otro ejército de reserva de parados intercambiables a su entera disposición.

 
icon for podpress  Standard Podcast: Play Now | Play in Popup | Download

Comments are closed.